Saltar al contenido
FlippaconFol

Actividades | Casos prácticos: Fuentes de financiación

En la empresa, como en la vida, necesitamos recursos financieros con los que cubrir nuestras inversiones y gastos. Puede ser que los tengamos disponibles o puede ser que nos lo preste nuestra familia o amigos (si logramos convencerles), o puede ser que tengamos que acudir a pedirlo prestado,

«Lo mejor es financiarse con los fondos propios». Siempre que dispongamos de capital suficiente, claro, (ya sean ahorros, capitalizar la prestación por desempleo o por haber vendido algún otro bien). ¿Ventajas? es la más rápida y sencilla, ya que no necesito convencer a nadie para que me lo deje, ni ningún trámite legal, y la más barata, ya que no genera intereses ni avales o garantías (aunque siempre existe un “coste de oportunidad”), no afecta a nuestras decisiones (como podría pasar si necesito de otro inversor) y se transmite confianza en el negocio. Pero…no siempre se tienen suficientes recursos, ni queremos perder los ahorros, lo que puede suponer rechazar inversiones interesantes por miedo a asumir una deuda. Por eso es conveniente contar siempre con una opinión externa autorizada que te ayude a valorar las acciones que llevas a cabo.

Otra vía también cómoda, en la que, seguramente, habrás pensado para cumplir tu sueño como  emprendedor sin grandes complicaciones, es el de las «3 F’: Family, Friends & Fools, es decir, familia, amistades y tontos o locos. Eso depende de las posibilidades económicas de tu familia y amigos, o tu  capacidad de convencerlos de las bondades de tu negocio. Eso sí, piensa en los riesgos que corres: no solo te juegas tus amistades y el odio de tu cuñado, ya sea porque sale mal o porque igual quieren entrometerse demasiado en el negocio y no sepas cómo quitártelos de encima, sino porque además son inversores inexpertos, por lo que no podremos disfrutar de las recomendaciones, contactos y experiencia que aportaría un inversor profesional, como los  Business Angels.

Seguro que sabes lo que es el crowdfunding, un modelo de financiación colectiva en el que personas particulares financian un proyecto a cambio de recompensas, participaciones, e incluso de manera altruista, como pequeños mecenas de una actividad innovadora o de bien común. Y a pesar de su novedad ya se ha extendido en múltiples sectores (artístico, musical, investigación, ciencia…) gracias a la proliferación de plataformas en internet.

¿Endeudarse? No, gracias….o eso es lo que queremos, aunque a veces será inevitable y aquí es donde viene «tu amigo el banco», donde ….lo más importante es tener cuidado con la letra pequeña. Todos los contratos contienen cláusulas muy difícilmente interpretables (incluso para expertos) que a menudo vulneran derechos de los consumidores: falta de información previa, documentos no entregados, cobros indebidos e injustificados, penalizaciones no pactadas expresamente, dificultades de reclamación, … Son «contratos de adhesión», redactados previamente por el banco, donde el consumidor solo puede aceptarlo en su integridad, sin poder negociar su contenido. Aunque tenemos derecho a ser informados de las condiciones generales y recibir una copia antes de aceptar.. ya sabemos siempre procuran que no entiendas nada.

Empieza el mercadillo financiero. Ojo con los préstamos fáciles. Necesitas un pequeño préstamo para un imprevisto (una multa o la comunión de tu niño) y buscas una entidad de crédito rápido (tanto que los puedes solicitar por teléfono, WhatsApp o desde la web, como MyKredit, Welp, Movinero, Fintya, Dinevo, Creditosi, Dindin, etc.), no piden avales ni nómina, y te ofrecen cosas como ésta, lo que equivale a una tasa anual equivalente (TAE) del 600%.

Si alguien te da un préstamo sin pedirte pruebas de tu capacidad de ahorro y de pago, ese préstamo será caro porque tendrás que asumir que un porcentaje importante de la gente no lo va a pagar.

¿Y no hay legislación que limite este tipo de prácticas? En España la Ley de la Usura de 1908, vigente aún, establece que «será nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero y manifiestamente desproporcionado con las circunstancias del caso o en condiciones tales que resulte aquel leonino». Una sentencia del Supremo de 2015 la aplicó y anuló un préstamo al 24% al considerarlo usurario. Aquella sentencia decía que usura era al menos el doble del tipo medio al que se concedan los préstamos: si es un 6%, un 12% es usura.

Entonces…. ¿Por qué existen estas empresas que ofrecen préstamos de hasta el 2.000%? El problema es que no todas las entidades que conceden préstamos están sometidas al control del Banco de España, por lo que escapan a su control hasta que alguna de las partes demanda. Y como son cantidades pequeñas para momentos de desesperación, al final la gente los paga. Hay un nicho de usureros.

La cosa no acaba aquí, porque el mercadillo financiero está globalizado. Tú no tienes ni idea, pero tu préstamo termina troceado entre inversores de todo el mundo que han abierto una cuenta en una de estas web (ej. Mintos) y cada vez que abones un pago mensual, parte de los intereses se repartirán entre ellos. Lo que ocurre es que el emisor del préstamo, lo vuelca en la web para revenderlos a terceros en el mercado secundario, consiguiendo liquidez para seguir la cadena de prestamos y especular, al inflar su precio, con rentabilidades desde el 50% al 2000%, aunque eso sí, donde el riesgo de impago es elevado.

La idea no es nueva, y ya pasó con la titulización de hipotecas de alto riesgo (‘subprime’), que dio origen a la crisis de 2008: los bancos revendían tu hipoteca en el mercado secundario con unos beneficios escandalosos hasta que la gente dejó de pagar sus hipotecas porque falta de dinero, afectando a inversores de todo el mundo, tanto la banca de inversión, como Lehman Brothers, como los pequeños ahorradores que habían comprado estos productos derivados. Y anunque algunos se vendían con «garantía de recompra» (los CDS ‘credit default swap’) en caso de que no pagues al cabo de 2 o 3 meses del vencimiento, de poco sirvió en la crisis de 2008 cuando la gente dejó de pagar sus hipotecas y el sistema financiero quebró.

Algunos lo llamaron La crisis NINJA («no income», «no jobs», «no assets»; es decir; personas sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades. Te lo explicamos:

Una burbuja financiera unida a una burbuja del ladrillo, en muchos países como en España, llevando a la quiebra de muchas promotoras, la desaparición de la casi totalidad de las cajas de ahorros, y un «rescate bancario» mediante la emisión de Deuda Pública, que disparó la «prima de riesgo» y que aún estamos pagando.

Pero la historia de 2008 no fue la única burbuja financiera, porque ya sabes que el hombre es el íunico animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

En torno1630 (sXVII) en plena prosperidad en los Países Bajos, se produjo la burbuja de los tulipanes. Has oído bien: el exotismo que en la época tenían las flores, y en especial los bulbos de tulipán, provocó una euforia productora y compradora, provocando un crecimiento vertiginoso de su valor multiplicando su valor por 100 en tan solo cuatro años y que luego caería en picado, como en todas las burbujas, creando una grave crisis económica durante la siguiente década. Para que lo entiendas, un bulbo de tulipán pudo superar los 3000 florines, cuando el sueldo medio anual de un holandés era de 150 florines, lo que indica que debía trabajar unos 20 años para adquirirlo. Sin que nadie se diese cuenta del disparatado precio, el negocio entró en la bolsa de valores, donde un producto, que es de temporada, se negociaba todo el año, vendiendo los bulbos antes de que florecieran. Te puede parecer una locura, pero aquello fue un avance e lo que luego se llamarían los «mercados de futuros», unos de los más importantes en la actualidad.

Seguro que has oído hablar del crac del 29 (el Lunes Negro y Martes Negro), provocada por la enorme especulación a principios de la década de 1920 y que llevó a cientos de miles de norteamericanos a invertir sus ahorros (incluso mediante préstamos) en acciones atraídos por sus precios ascendentes con la convicción de que crecerían incluso más, contribuyendo con su locura a una burbuja económica, que tarde o temprano explotaría, dando como resultado la caída más desastrosa del mercado de valores estadounidense. La crisis además acabó generalizándose, ya que la morosidad en los créditos privados hizo que los bancos perdieran solvencia y muchos quebraran, y trasladándose a la mayor parte del mundo, dada la relación económica y financiera entre países y la ausencia de mecanismos de control y de cooperación internacional. De aquella crisis, conocida como la Gran Depresión, el presidente por entonces, Roosevelt, propuso el New Deal, inspirado en las ideas de John Maynard Keynes (keynesianismo) donde el Estado interviene en la economía con la finalidad de compensar los desajustes de la economía liberal de mercado (que claramente había fracasado).

“La burbuja ‘puntocom’. Entre 1997 y 2001 las bolsas de valores vivieron un crecimiento exponencial, por el avance de las empresas vinculadas a Internet que salían a bolsa. El índice bursátil Nasdaq Composite subió un 400%, pero en apenas 4 años cayeron sus ganancias, arruinando a millones de inversores que habían comprado más guiados por la locura que por el análisis financiero. Muchas empresas de comercio en línea, como Pets.com, Webvan y Boo.com, y de comunicaciones, como Worldcom , NorthPoint Communications y Global Crossing, se hundieron y acabaron cerrando.​ Otras como Cisco, cayeron un 86% en sus acciones y Amazon.com y Qualcomm, sobrevivieron aunque perdieron una gran parte de su capitalización de mercado.

Pero por qué se producen? ¿Son inevitables? Según un estudio de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Granada, las burbujas especulativas, el auge de los fondos de pensiones y la obsesión por el ladrillo tienen explicaciones emocionales, ya que tendemos a compararnos con los demás para poder evaluar sus propias decisiones y habilidades. Es la Teoría de Festinger, como se explica en este artículo.

¿Y tú qué opinas?

CASOS PRÁCTICOS.

1) Una empresa presenta al banco una letra de un cliente por un valor nominal de 3000€, que le adelanta el pago cuando faltan 120 días para su vencimiento, reteniendo un interés del 6% y una comisión del 0,25%. Calcula el descuento de  efectos y la cantidad final obtenida

2) Juan pide un Préstamo de 125.000 €, que debe amortizar en un plazo en 20 años a un 2,5% de interés anual. El banco aplica el modelo francés, de amortización en cuotas constantes e interés compuesto

  1. Calcula la cuota de amortización bancario:  Cuota= {C. i. (1+i)n } /{(1 +i)n -1}        
  2. Calcula la cuota que pagará cada mes. 
  3. Calcula los intereses, amortización anual y capital pendiente de pago para los 2 primeros años 

3) Pides un préstamo de 200.000€ de amortización constante y cuotas anuales variables, a un interés del 5%, amortizable en 5 años. Calcula la cuota, los intereses y la amortización de los 2 primeros años.

4) Una empresa, con un Capital Social de 125.000€ en 2500 acciones y unas Reservas de 25.000€ desea ampliar el capital en 250 acciones a la par. Calcula:

  1. El Valor nominal.   
  2. Valor teórico contable antes de la ampliación
  3. Valor teórico contable después de la ampliación suponiendo que se venden sin prima de emisión, coincidiendo con el Valor Nominal
  4. Cuantas acciones podrá adquirir un antiguo accionista sabiendo que tiene 500 acciones
  5. Cual seria el valor de la prima para no perder valor el antiguo accionista.
  1. Una empresa tiene un capital social de 200.000€ dividido en 5.000 acciones y unas reservas de 10.000 €. Se sabe también que la empresa cotiza en Bolsa al 150% del valor nominal. Calcula

a) El Valor nominal y Valor teórico contable

b) Valor de cotización bursátil.

c) La empresa va a realizar una ampliación de capital sin prima de emisión por el Valor nominal que equivale a 1.000 acciones. Indica la proporción que guardan entre las antiguas y las nuevas acciones de la emisión y cómo quedaría el Valor teórico contable y cuantas acciones podrá adquirir un accionista que tiene 100 acciones.

d) ¿Cómo quedaría el valor teórico contable si esta ampliación de capital se realizara con una prima de emisión de 10€ por acción y así con la ampliación aumentar el Valor teórico contable?

8. Una empresa pagó por un vehículo de 30.000€ con un plazo de amortización de 10 años, que se realiza linealmente. Calcula la amortización anual y la amortización acumulada el cuarto año.

Según las tablas establecidas por la Agencia Tributaria, para los vehículos se fija un máximo de 14 años y un coeficiente lineal máximo de 16% en caso de amortización simplificada. En nuestro caso lo hará en 10 años, con un coeficiente del 0,1%. 


Configurar
error: Alert: Content selection is disabled!!