Saltar al contenido
FlippaconFol

La Empresa y su Entorno

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Presentación del Tema

*Si alguna diapositiva se visualiza en gris, pincha en alguna de las teclas del zoom ( – ) o ( + ), y la podrás visualizar sin problemas.

2.-la-empresa-y-su-entorno-1

Concepto de la empresa como unidad económica y social

Todos sabemos más o menos lo que es un empresa, pero siempre viene bien matizar algunos términos.

  • Para la Real Academia de la lengua Española es la acción ardua y dificultosa emprendida con riesgo.
  • Desde un enfoque económico, es una la unidad integrada por elementos humanos, técnicos y materiales, coordinados por la dirección para producir con fines de lucro.
  • Desde un enfoque técnico es una unidad que organiza y transforma imputs (factores de producción: capital, trabajo y recursos materiales) en outputs (bienes y servicios) a cambio de un beneficio.
  • Desde el punto de vista social es un sistema de elementos humanos, con intereses heterogéneos,  conscientemente coordinados por un administrador para la consecución de unos objetivos globales (sinergia) y acorde a las exigencias del bien común, y como tal asume una serie de responsabilidades.

Y por ultimo, jurídicamente (Derecho mercantil) es una entidad jurídica con ánimo de lucro, cuya forma determinará los requisitos formales y el régimen fiscal aplicables.

Funciones que cumple en nuestro modelo económico

Nace como institución centralizadora y mediadora de la actividad económica, y ha pasado por distintas fases: manufacturera (s.XIV), Capitalismo industrial (desde s.XVIII), capitalismo financiero e internacional (desde s.XIX) y capitalismo globalizado (tras la crisis de los años 70 del s.XX)

Su éxito se explica porque cumple unas funciones básicas en nuestro modelo económico:

  • Aporta bienes y servicios para abastecer a la población con eficiencia: asigna recursos escasos, coordina, dirige y controla el proceso productivo.
  • Asume los riesgos de anticipar el pago a proveedores de factores productivos, antes de recuperar la inversión al vender y cobrar y los costes de intercambio del mercado.
  • Función social, al generar riqueza y empleo, afectando al crecimiento y el desarrollo social.
  • Aporta innovación: financia proyectos de I+D+i, para mejorar su eficiencia técnica y económica, que saltan a la sociedad mejorando su calidad de vida (esta se protege en forma de patentes).

ELEMENTOS DE LA EMPRESA

Para realizar sus funciones la empresa requiere factores que podemos agrupar:

  1. Tangibles son aquellos que se pueden localizar físicamente  y valorar económicamente,
    • Capital humano (personas físicas y/o jurídicas) Trabajadores  y empresario/s.
    • Materiales: aquellos que se pueden localizar físicamente  y valorar económicamente.
      • Capital técnico o instrumental: maquinaria, equipos,
      • Recursos naturales: energía, agua, materias primas,..
      • Recursos financieros: que financian sus activos.
  2. Inmaterial o intangible no son perceptibles físicamente ni se puede cuantificar su valor económico, aunque puede ser elevado, por lo que cada vez se reconoce más su importancia estratégica para la empresa (la marca, prestigio, etc.)

OBJETIVOS DE LA EMPRESA: VISIÓN Y MISIÓN

Actualmente la empresa se mueve en un entorno dinámico, donde sus objetivos son complejos:

  • Económicos- financieros Maximizar los beneficios, no solo como recompensa al capital aportado, sino para sobrevivir, realizar futuras inversiones y crecer. También maximizar sus acciones en bolsa favorecerá a los accionistas y directivos y la protegerá de absorciones (OPA).
  • Mercado-técnicos: Maximizar el volumen de ventas y la posición en el mercado.
  • Técnico-productivos: innovación, eficiencia y productividad, medida en unidades de trabajo.
  • Objetivos políticos-estratégicos, una visión y una misión que cumplir, plasmada en una serie de políticas estratégicas
  • Sociales: satisfacción de sus miembros (trabajadores, directivos, etc.) y de la comunidad (abastecer a la población, crear empleo y bienestar social en tanto que la propiedad privada se subordina al interés general)
  • Éticos: aparecen de forma transversal, más allá de sus obligaciones legales, diluyéndose entre los restantes objetivos, políticas y prácticas empresariales, de modo que acaba condicionando los mismos. Pongamos por ejemplo el compromiso con los derechos humanos y con el empleo estable, respeto a la igualdad, la justicia y la solidaridad, etc.

Los objetivos no se fijan en abstracto, responden a elementos estructurales (ej. estructura del mercado y del sector) y coyunturales (situación económica…) y se enmarcan dentro de las políticas estratégicas de la empresa (globales, a largo plazo), su cultura corporativa, el entorno socioeconómico, político y cultural en que se mueve y la estructura de poder (tecno-estructura), por lo que debe equilibrar tales intereses y hacerlos compatibles con los de la organización, así como con las demandas del entorno.

TIPOS DE EMPRESAS | CRITERIOS DE CLASIFICACIÓN

Existen numerosas diferencias entre unas empresas y otras, según en qué aspecto nos fijemos, podemos clasificarlas de varias formas.

  1. Según su actividad  pueden clasificarse (que podrían subdividirse):
    • Industriales: producen bienes mediante la transformación de la materia o extracción de materias primas. A su vez, pueden ser Extractivas (se dedican a la explotación de recursos naturales, Ej. pesqueras, madereras, mineras, petroleras, etc.) y Manufactureras: transforman la materia prima en productos terminados, y pueden ser de consumo final (bienes que satisfacen de manera directa las necesidades del consumidor, ej. textil, alimentos), o intermedias (proporcionan bienes a las de consumo final, ej., maquinaria, productos químicos, etc.)
    • Comerciales. De compra/venta de productos terminados, como intermediarias entre productor y consumidor. Se clasifican en Minoristas o detallistas (venden al menudeo), Mayoristas (venden a gran escala) y Comisionistas (venden por cuenta de otro, que se puede entender un servicio).
    • De Servicios. Prestan un servicio a la comunidad (no un bien tangible) que a su vez se clasifican en empresas de turismo, transporte, servicios públicos, etc.
  2. Por su dimensión: no hay un criterio único al distinguir la empresa grande o pequeña, sino distintos indicadores: volumen de ventas o beneficios, capital propio o número de trabajadores (el más usado):
  • Microempresa si posee menos de 10 trabajadores.
  • Pequeña empresa: si tiene menos de 50 trabajadores.
  • Mediana empresa: si tiene un número entre 50 y 250 trabajadores.
  • Gran empresa: si posee más de 250 trabajadores.

Los estudios señalan que las PYMES tienen más capacidad que las grandes empresas para generar empleo estable y desarrollo equilibrado. Sin embargo cuentan con dificultades Eª-financieras que amenazan su supervivencia.

  1. Por su ámbito de actuación, o geográfico de su actividad, condicionadas por lo que ocurra en él y afectando de manera directa al mismo: locales (uno o varios municipios), regionales (una región o comunidad), nacionales (Estado), multinacionales, transnacionales y mundiales (en varios países, aprovechando los beneficios a escala, la reducción de costes de factores de producción, diferencias legales y fiscales,.. de los países en un economía globalizada y deslocalizada).    
  2. Según la titularidad del capital mayoritario: privadas (está en manos de accionistas particulares), públicas (si está en manos del Estado), mixtas (compartida).
  3. Según la forma jurídica podemos distinguir:
  • Individual, persona física,  un solo propietario posee y gestiona la empresa, con responsabilidad ilimitada, coincidiendo el patrimonio mercantil con su patrimonio civil).
  • Sociedades, persona jurídica: varias personas aportan capital y crean un patrimonio común por un contrato de sociedad Civil o Mercantil, que a su vez pueden ser Personalista, Capitalista (SA, SL), o de interés social (Cooperativas). (*los veremos en un tema).

LA EMPRESA COMO SISTEMA SOCIAL ABIERTO AL ENTORNO

Siguiendo a la Tª de sistemas, la empresa es un sistema social integrado por un conjunto de elementos discontinuos, internos y externos en equilibrio dinámico, relacionados entre ellos y con el sistema económico global al que pertenece (macrosistema), al que se adapta y contribuye por innovación, lo que la convierte en un agente de cambio. Esta heterogeneidad de elementos, y ese carácter abierto al entorno, exigen hablar de importantes aspectos como son la Cultura empresarial, la Imagen corporativa y la relación de la empresa con ese entorno, con una actitud ética y responsable. 

El entorno de la empresa | Métodos de análisis

Las  empresas no viven aisladas. Siempre han influido y se han visto condicionadas por su entorno, y ahora más que nunca, Ese entorno o contexto a su vez puede ser:

a)  Específico o inmediato: el más próximo a la empresa, integrado por la competencia actual y futura, los proveedores, los clientes, los distribuidores e instituciones financieras.

b) General: está formado por el conjunto de factores sociales, culturales, políticos, legales, tecnológicos – científico, económicos y medioambientales que influyen en la empresa.

Como ya hemos visto, la empresa satisface necesidades sociales, genera empleo y riqueza, aporta investigación y desarrollo, etc. A cambio el entorno le aporta recursos, orden público, formación y potencial de sus recursos humanos, infraestructura económica y de investigación, de información y de comunicación, etc. Por ello, el entorno ha dejado de ser un elemento externo para ser un input de primer orden en la planificación estratégica, ya que la empresa que es permeable y sensible al entorno, cuida el impacto que se ejerce y aprovecha las oportunidades que ofrece, cuenta con ventajas competitivas

Aunque es difícil conocer el entorno y sus relaciones con el mismo, la empresa cuenta con métodos e instrumentos que pueden ayudar a analizarlo. Entre ellos los más conocidos son:

a) Método PEST, cuyas siglas corresponden con el análisis Político-legal, Económico Social y Tecnológico, que actúan como condicionantes directos de su actividad.

b) Análisis DAFO: herramienta utilizada para analizar la situación presente y próxima en dicha relación. El entorno supone una serie de amenazas  y oportunidades  para la empresa y ésta  mostrará  sus fortalezas  y debilidades. Su análisis le ayudará a establecer sus planes estratégicos.

INTERNOSEXTERNOS
Debilidades
Puntos débiles de la empresa que pueden frenar la consecuencia de los objetivos
Amenazas
Todo aquello previsible que, en caso de ocurrir, afectaría gravemente a los objetivos marcados
Fortalezas
Puntos fuertes con los que cuenta la empresa: liderazgos, personas, productos, conocimientos, estructura, etc..
Oportunidades
Aspectos positivos del entorno que, en caso de darse, favorecerían la consecución de los objetivos

La cultura empresarial y la Imagen corporativa

La Cultura empresarial es una forma de ser y estar que caracteriza y cohesiona la organización e identifica a sus miembros y desde el exterior, define sus relaciones internas y externas y le permite ser permeable al entorno y adaptarse a los cambios manteniéndose fiel a su identidad.

Se compone de valores, costumbres, ideas, formas de pensar, de vivir y de actuar; una misión, una visión común, y unas reglas y soluciones compartidas a problemas internos y externos. Y se nutre de símbolos (logos, colores), mitos, rituales (actos solemnes, efemérides), uniformes y de un lenguaje común. Aunque se crea de forma espontánea por la interacción de sus miembros, también es transmitida, impulsada e inducida por la dirección, con determinado fin.

La imagen corporativa tiene que ver con lo que se  percibe de una empresa, tanto a nivel interno como externo.

Aunque es consecuencia natural del modo de ser y actuar de la empresa, también puede ser inducida o planificada por la dirección, como política estratégica de marketing, al incidir de manera directa sobre los trabajadores (afectando al clima de trabajo y la productividad) y agentes sociales (ayudará a negociar con ellos), la opinión pública (puede desatar campañas en contra de la empresa en los MMCC), los inversores (compra de acciones y valor de cotización bursátil), entidades financieras (condicionando la obtención de préstamos), los consumidores (afectando a las ventas),… y por tanto repercutir en sus beneficios.

La responsabilidad social de la empresa y la ética en los negocios

La escuela clásica (M. Friedman) establecía que la responsabilidad de la empresa se limita a abastecer a la demanda con bienes de calidad y a precios justos en un libre mercado, y ocuparse de fines sociales daña al accionista y al consumidor, que pagaría, vía precios, tal contribución social. Sin embargo, hoy la Sociedad exige una actitud responsable y preventiva, porque en ella repercute la actividad económica (crisis, desempleo, deterioro ecológico). Así, la empresa asume importantes obligaciones sociales, más allá del cumplimiento de la ley:

  • Subordinar la producción a las demandas de la población- y no a la inversa-
  • Proporcionar empleo estable y de calidad
  • Contribuir al crecimiento económico sostenido, respetuoso con el medioambiente
  • Impulsar la investigación y el desarrollo tecnológico, al servicio del bienestar social, etc

Y su logro, no solo favorece el bien común, sino el propio beneficio empresarial ya que: el trabajador satisfecho y formado es más productivo, se reducen los costes (medioambiente, reciclaje, I+D) y mejora su imagen corporativa y con ello su posición estratégica y sus beneficios.

El balance social es un instrumento que proporciona información comparada de los efectos positivos y negativos de su gestión sobre el entorno. Permite a las  empresas planificar, organizar, dirigir, controlar y  evaluar, en términos cualitativos y cuantitativos, el  cumplimiento de su responsabilidad social, dentro  de un periodo determinado y de acuerdo a unas  metas preestablecidas.

La responsabilidad exige no olvidar la ética en los negocios. Como hemos visto entre los objetivos de la empresa, los valores éticos y sociales deben aparecer de forma transversal, impulsando prácticas que concilien la búsqueda del beneficio con las buenas prácticas dentro y fuera de la empresa:

–  Cumplir con rigor la ley y actuar con transparencia, honestidad, no especulación, etc.

–  Respetar los derechos humanos y los derechos laborales, incluso en los países donde su legislación no los cumple (ej., igualdad y no discriminación, no utilizar mano de obra infantil, jornadas y salario dignos, etc.)

–  Respetar el medioambiente, con una visión preventiva, más allá de lo que exige la ley.

– Respetar los valores de la comunidad, fundamental para las empresas globales.

– una nueva visión de la gestión de personal (valoración del esfuerzo, el diálogo, etc.).

– Procurar la distribución equitativa de la riqueza, para repercutir sobre la sociedad parte de este beneficio que ésta le aporta (ej. la filantropía).

  1. Desde el Conductismo lo que importa es la conducta del líder y su impacto sobre los seguidores. Definen dos modelos generales, siendo ideal el equilibrio entre ellos: 
    • Un líder orientado a la tarea: se centra en las metas, vigila a los subordinados, ejerciendo el poder (coercitivo, de recompensa o legítimo).
    • Un líder socioemocional, orientado al empleado, atiende sus necesidades, adopta conductas de apoyo, participación y respeto, cohesión grupal, etc. 
  2. El enfoque situacional, habla también de una doble orientación a la meta o a la relación, aunque creen que no hay un modelo ideal, sino que las diferentes situaciones precisan estilos diferentes de liderazgo. Ej. debe ser más dirigente con empleados nuevos o desmotivados, poco capacitados o desempeñan tareas rutinarias y delegante, cuando desempeñan trabajos de elevada cualificación, y están capacitados y motivados para hacerlo con autonomía y responsabilidad.
  3. BASS aporta una teoría actualizada del liderazgo como rasgo de la personalidad. Enfatiza en el rol de líder como agente de cambio que modifica la motivación de los subordinados hacia el logro de metas. Hizo un estudio en 1985 entre ejecutivos de distintas empresas y todos reconocieron haber tenido en su vida algún líder que les había hecho cambiar su escala de valores, renunciar a sus intereses en favor de los grupales y aumentar el rendimiento (motivación intrínseca del líder transformador), frente a otros líderes que necesitan recompensas asociadas al desempeño (motivación extrínseca del líder transaccional).


Configurar
error: Alert: Content selection is disabled!!